PASO Legislativas 2017 en Santa Cruz: Inmersa en caos y el bastión K que se pierde


SESNICH DIOMEDA, Mariana

Politóloga, UBA.

Estas elecciones de Agosto de 2017 tienen una característica particular, y es que lejos de ser vividas bajo un “aire electoral” la provincia -cuna del kirchnerismo- llegó a las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) en medio de una de sus peores crisis económica y política.

Sin diferenciarse de los meses anteriores, este domingo se vivió como una jornada más bien caracterizada por los reclamos sostenidos que se hicieron notar en varios colegios ya que muchos de ellos, si bien abrieron para los comicios, estuvieron de huelga docente desde comienzos de año. Las calles de la Capital, Río Gallegos, dan cuenta de que el interés de la gente está colocado en los problemas que ponen siempre en vilo la paz social: la crisis económica y el conflicto social.

Por el lado de los candidatos, no hubo actos de cierre y escasearon los carteles de campaña. Todo fue reemplazado por los mensajes que exigen el pago de salarios y aguinaldos. Las escuelas que llevan más de 100 días de paro abrieron para que 249.089 electores voten, en una provincia donde, además, el sector de la Salud está con medidas de fuerza, el gremio judicial cumplió casi 140 días de acampe, y los jubilados se encuentran quemando cubiertas afuera de la casa de Gobierno exigiéndole a Alicia Kirchner sus haberes «en tiempo y forma».

Santa Cruz I

Un dato para tener en cuenta, es que este domingo hubo una participación promedio del 66% del padrón, porcentaje que disminuyó en relación a las elecciones del año 2015.[1]

Dentro de esta delicada coyuntura, como decíamos, estaban habilitados a votar 249.089 electores distribuidos en 850 mesas en toda la provincia para elegir los precandidatos a senadores y diputados que renovarían tres bancas en cada Cámara: en la de Diputados la de Mauricio Gómez Bull del Frente para la Victoria y las de Susana Toledo y Eduardo Costa de la Unión Cívica Radical, mientras que, por el lado de la Cámara Alta, las bancas de Virginia García y María Esther Labado del Frente para la Victoria y Alfredo Martínez de la Unión Cívica Radical.

La oficialización de las alianzas y posteriormente de las listas trajo algunas sorpresas empezando por el ex–gobernador Daniel Peralta (hasta 2015 presidente del Partido Justicialista) que se presentó como pre-candidato a Senador por “Movimiento Político, Social y Cultural Proyecto Sur” espacio liderado por Pino Solanas.

Recordemos que fue el mismo que en las elecciones 2015 compitió por el sub-lema “Santa Cruz Somos Todos” dentro del Lema PJ- Kirchnerista compartido con la actual gobernadora Alicia Kirchner, y que –dato no menor- como se expuso en: “La venganza de los Huérfanos. Las Elecciones Nacionales y Subnacionales del 2015” [2] fue quien posibilitó, con los votos obtenidos por su sub-lema, que la ya mencionada gobernadora se consagre ganadora a través de la, muy polémica y controversial, “ley de lemas”. Para sorpresa de todos (y no tanto) en estas elecciones, al contrario, jugaría  más bien como un dolor de cabeza para su ex – “compañera”, ya que si logra hacer una buena elección puede poner en riesgo en octubre la banca de la minoría que por ahora está en manos del kirchnerismo.

Por el lado de Cambiemos (que en estos suelos se denomina «Unión para Vivir Mejor») el candidato Eduardo Costa, ya estabilizado como el líder de la oposición desde aproximadamente una década y el más votado en la última elección a gobernador, encabezó una lista por sexta elección consecutiva como pre-candidato a Senador, acompañado por Roxana Reyes como pre- candidata a Diputada Nacional. Sin embargo, el PRO -partido del Presidente-, presentó sus candidatos contra esta lista, incluso pidiendo que se corte boleta denunciando en múltiples oportunidades la falta de apoyo de la Casa Rosada. En la misma línea, un sector duro de la UCR pero enfrentado históricamente al espacio de Costa también presentó una lista, la cual encabezaban el ex – Senador nacional Carlos Prades y el titular del ANSES de Río Gallegos, Pablo «Pato» Fadul, es decir, un funcionario nacional enfrentado al “candidato del Ejecutivo”.

Todo esto marca una interna bastante fuerte teniendo en cuenta, además, que la campaña hasta incluyó la denuncia en medios nacionales cercanos a Eduardo Costa una acusación en contra del hijo de Prades, intendente de Caleta Olivia, por una presunta coima [3]

En el kirchnerismo también hubo internas, esta vez entre dos listas: la agrupación “La Periferia” llevó a Julio Gutiérrez en primer lugar para la Cámara Alta y a Claudio Silvia como pre- candidato a diputado. Por otro lado, Ana María Ianni, ex – diputada nacional, fue pre-candidata a senadora acompañada por el actual intendente de Gobernador Gregores, Juan Vázquez, como pre-candidato para la Cámara Baja. Si bien, se presume que esta última dupla sería la representante del espacio gobernante, la realidad es que no hubo demasiado acompañamiento por parte de Alicia en estos meses previos, y es que, tal como planteábamos anteriormente, por primera vez en la historia electoral de la provincia, su gobernadora se mantuvo ajena a todo el proceso de campaña y no presenció ningún tipo de acto ni hizo público su apoyo. Otra cuestión importante para tener en cuenta en el análisis electoral de este distrito, es que el apellido Kirchner estuvo totalmente borrado; por primera vez no hubo ningún portador del mismo en las boletas como candidato/a. Además, también, hubo faltazos de Cristina y de sus hijos a la votación de este domingo, lo que podría haber sido, quizás, el anticipo del resultado del escrutinio en Santa Cruz.

Santa Cruz II

Por otro lado, el Frente Renovador Auténtico llevó al, ya anteriormente candidato, José Blassiotto como pre-candidato a Senador y a Olga Reinoso como pre- candidata a diputada, sin internas por este lado y con la aspiración de alcanzar el 1,5% del padrón del distrito para competir en las legislativas de Octubre.

En la misma situación se encontraba el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (Partido Obrero – Izquierda por una opción socialista) quienes llevaban al ya conocido gremialista provincial, Miguel del Plá, como pre- candidato a Senador acompañado por Omar Latini, pre- candidato a Diputado Nacional por esta lista. Por último, también estaba en esta elección la lista de la “Izquierda al Frente” (MST y Nuevo MAS) con Emilio Poliak para el Senado y Gustavo Nauto como pre-candidato para Diputado.

Santa Cruz III

La pulseada que ya se venía jugando desde 2015 entre el kirchnerismo y Eduardo Costa, al parecer, esta vez, tuvo un ganador contundente. Si bien, el líder de la oposición, había sido el candidato más votado para la gobernación en el 2015, no le había alcanzado para consagrarse como tal. En estas PASO, el espacio de Unión para Vivir Mejor obtuvo el 45,87% de los votos contra un 29,10% del Frente para la Victoria, casi 16 puntos de diferencia que implican una derrota histórica en Santa Cruz teniendo en cuenta el predominio absoluto de este último en la política provincial de años anteriores.

Cabe destacar, además, la gran elección que tuvo el Frente de Izquierda y de los Trabajadores con el 8,25% de los votos para Diputados Nacionales y 7,62% para Senadores, casi 4 puntos más que en las elecciones de 2015, que implican –para la cantidad de habitantes de la provincia- una suba notable, que los coloca como tercera fuerza incluso superando a la del ex – gobernador y protagonista en elecciones anteriores, Daniel Peralta (6,99% y 7,66% respectivamente).

Por el lado del Frente Renovador: éste en cambio perdió caudal de votantes. En el 2015 obtuvo 10 mil votos (como sub-lema de Cambiemos) y esta vez cosechó 6.605 votos. Es decir, con un casi magro 4%, se posicionó muy por debajo de la Izquierda y de Peralta, con lo cual, se podría decir que el partido de Sergio Massa en Santa Cruz estaría prácticamente destinado a estancarse.

grafico I SC

 

Fuente: Elaboración propia a partir de información pública

grafico II SC

Fuente: Elaboración propia a partir de información pública

Analizando estos datos que arrojan las PASO de Agosto de 2017 no habría duda que Cambiemos en Santa Cruz desplazó al Frente para la Victoria de la grilla de poder, además de –en caso de repetir resultados- renovar sus bancas nuevamente y hacerle perder una banca importante en el Senado al espacio oficialista. Por el lado del FPV, vemos que aún el aproximadamente 30% corresponde al “aparato político” que mantiene el poder del Estado y el núcleo duro, fiel del Kirchnerismo.

Si bien faltan dos meses para las elecciones de medio término, sería bastante fácil de predecir que estos guarismos se van a mantener con pocas alteraciones y que gran parte también dependerá de cuánto y cómo gestione Alicia, en qué lugar ponga los fondos, si estabiliza el pago de los salarios, si habla de paritarias salariales, entre otras cosas, o si, por el contrario, sigue el derrotero que viene transitando desde inicio del 2016.

 

[1] Casi 4000 votos de diferencia según el Escrutinio Oficial.

[2] Sesnich, M. Capítulo 24, Tierra K y de ¿Ley de Lemas? Santa Cruz en la coyuntura nacional, en Mauro, S. y Lenarduzzi, J comp. (2017) «La venganza de los huérfanos. Las elecciones nacionales y subnacionales de 2015 en Argentina». Secretaría de proyección institucional, Facultad de ciencias sociales UBA, Buenos Aires.

[3] https://www.clarin.com/politica/filman-intendente-santa-cruz-despues-denuncian-recibir-coima-millones-pesos_0_HJHK-6GUZ.html