Legislativas 2017 en San Luis: Oposición en busca de un punto de inflexión


 de la Fuente, María Camila

Las elecciones del año 2017 en San Luis, tienen una característica que atraviesa a los tres principales partidos provinciales quienes han decidido cambiar abruptamente su estrategia electoral y realizar alianzas cruzadas con “viejos opositores”.

El caso más llamativo, es el del partido oficialista “Compromiso Federal”, quien lidera la provincia puntana desde hace 34 años. Desde el año 2003, los hermanos Saá desterraron al FPV del Partido Justicialista provincial. El partido que poseía la conducción del Partido Peronista a nivel nacional, no tenía un lugar dentro del peronismo puntano. Sin embargo, para las elecciones del 2017, Alberto Rodríguez Saá ha sido el principal impulsor de una “unidad peronista” que implicó la alianza con el FPV y otras fuerzas provinciales y nacionales (Unidad Ciudadana). Dicha alianza nacional se pronuncia por sobre todo: anti-macrista, liderada por la figura de la ex presidente Cristina Kirchner.

Durante el gobierno Kirchnerista (2003-2015) el oficialismo se enfrentado en distintas elecciones por el arrastre nacional de las listas del FPV y así fue que, perdió consecutivamente el mando de la capital puntana. [1] Más allá de la creciente amenaza que supuso este partido también en lugares como la legislatura provincial, y su banca en la legislatura nacional.

Pero el oficialismo no es el único que cambiaría su estrategia electoral para estas elecciones legislativas. Como ya habíamos advertido en la “Venganza de los Huérfanos. Las Elecciones Nacionales y Subnacionales del 2015”[2], el divorcio de Claudio Poggi (ex gobernador de la provincia, mandato 2011-2015) de los hermanos Saá en la legislatura nacional, iba a implicar más temprano o más tarde, el surgimiento de una “nueva fuerza” política provincial. Este nuevo partido debía ubicarse dentro del espectro opositor a nivel provincial. Por ello nos atrevimos a decir, que Poggi se aliaría a la UCR y por tanto a “Cambiemos” para las legislativas 2017.  Decimos la UCR, porque entendemos que uno de los principales líderes que trazó esta unión extraordinaria entre dos partidos peronistas (el Pro y Avanzar, ambos del riñón oficialista provincial de Los Saá), fue José Riccardo (UCR, quien en el 2015 fue candidato a Gobernador por San Luis y obtuvo el 2º lugar con el 29,14% de los votos) que como interlocutor en la misma logró este frente amplio extraordinario.

La aprobación de este nuevo partido “Avanzar” no fue fácil para Claudio Poggi quien debió acampar cuatro días ente un juzgado provincial, hasta que la Justicia Electoral de San Luis decidiera otorgarle la respectiva legitimidad[3], y le permitiera competir en las elecciones legislativas 2017 a nivel provincial. Oficializado el partido de Poggi para competir tanto a nivel provincial como nacional, junto a Riccardo y al PRO es que definen la Alianza “Avanzar y Cambiemos por San Luis”, que promete hacer temblar los números históricos de Los Saá.[4]

Sin duda Claudio Poggi y su 63,48% de votos obtenidos a nivel provincial en las elecciones 2015 eran absolutamente alentadores para este frente que se propone terminar con la dinastía en San Luis. Sumado al piso electoral cautivo de la UCR del electorado puntano, y de la mano de partidos aliados tradicionales a esta, como Libres del Sur y el Partido Demócrata Independiente, se proponía una fórmula amplia con el objetivo claro de avanzar sobre el oficialismo provincial.

La oficialización de las alianzas y posteriormente de las listas trajo dos sorpresas: por un lado, la aprobación del Partido Avanzar (habilitado para competir en todas las candidaturas a nivel provincial y nacional, realmente se descreía que el oficialismo brindará la legalidad para permitirle a Poggi competir en las elecciones) y por el otro, el sorpresivo rechazo del “Frente Nuevos Tiempos” conformado por Kolina y “Todos somos San Luis” (liderado por el actual intendente capitalino Enrique Ponce). Finalmente, el partido “Todos Somos San Luis” solo estuvo habilitado para postularse en las candidaturas a nivel provincial, pero no a nivel nacional.

La alianza liderada por Enrique Ponce tampoco habría sido invitada a participar de la “unión justicialista” liderada por Compromiso Federal y el FPV. El intendente capitalino, estaría siendo apartado por el FPV (quien en 2015 no había legitimado su candidatura por la reelección). El partido no dependiendo ya de su figura política y habiendo recuperado su lugar como parte integrante del PJ podría reorganizarse y alinearse a Compromiso Federal sin necesidad de contar con Ponce. En las elecciones del 2015, Ponce fue el principal opositor de Los Saá a nivel provincial, y ganó la reelección de la Intendencia puntana con el 48,95% sobre el 35,26% Gastón Hissa (Compromiso Federal).

Las bancas provinciales a renovarse en el Senado Nacional son tres: la de Adolfo Rodríguez Saá, Liliana Negre (Compromiso Federal) y Daniel Pérsico (FPV); en Diputados también son tres, la de Berta Arenas y Luis Lusquiños (Compromiso Federal) y José Riccardo (UCR).

Observando las bancas que principalmente están en juego que son las de Compromiso Federal (y su mayoría) y recordando los resultados que en las últimas elecciones 2015 obtenía el ex gobernador Claudio Poggi (con el 63,48%), nos atrevemos a decir que era inminente y necesaria la alianza de Los Saá con alguna figura nacional que le sumará un contundente apoyo. Aunque creemos que aliarse con la tercera fuerza a nivel provincial (FPV) pudo haberle restado, más que sumado, electores a su favor. Aliarse junto a la fuerza política con la cual durante años se pronunció como opositora, le hizo perder credibilidad al oficialismo al interior de la provincia.

Aunque hemos mencionado las dos alianzas más polémicas en cuanto al cambio en su performance electoral 2017, las alianzas oficializadas a competir a nivel nacional fueron cinco (Avanzar y Cambiemos por San Luis, Frente Unido Justicialista por San Luis, De trabajadores para el socialismo, Gen, y Movimiento socialista por los trabajadores).

Dos de estas tres alianzas, han apostado por la misma combinación en la definición para sus nóminas de Senadores: un líder tradicional a la cabeza de lista, seguida por un líder joven del partido. Es el caso del Frente Justicialista, donde el cabeza de lista es “El Adolfo” seguida por Eugenia Catalfano (actual secretaria de juventud de la provincia). Y también el caso de la principal lista de “Avanzar y Cambiemos por San Luis que postula a Claudio Poggi (actual senador quien va por la renovación de su banca) seguida por Gabriela Rollo (líder de la juventud Pro y cercana a la vicepresidente de la nación, Gabriela Michetti). En Diputados nacionales sin embargo, vemos que se ha apostado por combinación de líderes tradicionales de cada alianza para las listas.

Un dato clave es que mientras el Frente Unidos Justicialista, el Frente de la Izquierda por el socialismo, el Gen y Movimiento Socialista por los Trabajadores unificaron sus listas para las candidaturas nacionales, “Avanzar y Cambiemos por San Luis” postuló dos. Una de las listas para Senadores y Diputados estuvo encabezada por Poggi (Avanzar) y Riccardo (UCR), respectivamente; la otra lista contenía en la nómina a radicales disidentes a la unión de la UCR con el PRO y a disgustados con la exorbitante alianza con Poggi.

El oficialismo puntano continúo sorprendiendo en materia de evolución del sistema electoral provincial. A través de la Ley N° XI-0965-2017 rectificó el régimen de las elecciones PASO a nivel provincial. Las elecciones provinciales se celebraron el 30 de Julio del 2017 y fueron “Primarias, Abiertas y Simultáneas”. Todos los partidos políticos y alianzas podían participar, inclusive aquellos que presentasen lista única. Lo peculiar de dicha normativa es que las mismas no fueron de carácter obligatorio, ni para la ciudadanía, ni para los partidos políticos.

La pulseada que ya se venía arrastrando desde las elecciones del año 2015, entre  Jorge “El Pupa” Agundez (quien lidera un grupo radical que se denomina “radicales puros” y que se habían proclamado contrarios a la alianza con el PRO desde sus inicios) y Riccardo, que desde que obtuvo su banca nacional encabeza los lineamientos y estrategias electorales a nivel partido continuaría en la contienda electoral 2017. Esta pulseada estuvo a punto de suspender las elecciones PAS provinciales y terminó en la Justicia Electoral puntana. La cual falló a favor del Comité Raúl Alfonsín (y de la lista presentada por Agundez) y le permitió participar de las elecciones PAS. Poggi, Riccardo y Cacace presentaron un “per saltum” ante la justicia electoral puntana solicitando la inmediata suspensión de las PAS. Entendían que no tenía sentido que la lista de Agundez debiera dirimir contra la alianza de “Avanzar y cambiemos por San Luis” porque la alianza que representaban era la única consensuada a nivel partido por la UCR. De esta manera denunciaban que la lista de Agundez siquiera pertenecía y/o representaba al partido radical. La justicia electoral instó primero a que ambas partes llegaran al consenso de una lista única, pero al no haber consenso, decidió oficializar y permitir que la lista del Comité Raúl Alfonsín compitiera en las PAS contra la del gran bloque opositor “Avanzar y Cambiemos por San Luis”. Posteriormente también rechazó la suspensión de las PAS e instó a que ambas listas se presentasen. Frente a esta definición de la justicia, Avanzar y Cambiemos por San Luis decidió no presentarse a las PAS.

A pesar del panorama detallado, el 30 de Julio se celebraron las PAS en la provincia y la única lista que compitió fue la del Comité Raúl Alfonsín (UCR). En dichas elecciones participaron tan solo el 0,9% del electorado puntano.

Tanto por la participación baja del electorado, como por la escasa participación partidaria, y teniendo en cuenta el presupuesto que le supuso a la provincia, podemos evaluar que la implementación de las PAS en la provincia puntana fue desacertada. Si el fin era dirimir listas entre los partidos, no cumplió con ello. Y los costos políticos del desacierto repercutieron en las elecciones PASO del 13 de Agosto.

El frente Avanzar y Cambiemos por San Luis cree que la intencionalidad de los hechos ocurridos por parte del gobierno y la justicia electoral en las elecciones PAS, fue un avance sobre la democracia y que la arbitrariedad con la que actúo la justicia frente a sus reclamos puede interpretarse hasta como un intento de “proscripción partidaria”.

Por ello el 2 de Agosto del corriente los Diputados Nacionales de Cambiemos presentaron en la cámara baja el proyecto de “Intervención Federal a la provincia de San Luis”.

El oficialismo a pesar de contar con el 40% cautivo de los votos desde la vuelta a la Democracia, no pudo en las Elecciones PASO 2017 con el frente opositor liderado por Claudio Poggi y José Riccardo, como se puede observar en los siguientes gráficos.

 

Diapositiva1

Diapositiva2

Los resultados realmente son históricos, ya que el oficialismo solo había sido amenazado electoralmente por Ponce en la Intendencia Capitalina, en la cámara baja provincial por la UCR y sus aliados, pero jamás había tenido enfrentar la posibilidad de perder su mayoría en las cámaras legislativas nacionales. Como hemos mencionado, si la tendencia de las PASO 2017 se mantuviera en las Elecciones Generales, el frente opositor no solo renovaría sus bancas, sino que sumaría una banca más, dejándole la minoría al oficialismo puntano.

La alianza de “Avanzar y Cambiemos” encabezó sus listas ni más ni menos, que con los dos líderes opositores con más caudal de votos a nivel provincial. La oposición como analizamos en nuestros estudios anteriores, viene consolidándose y fortaleciéndose tras el objetivo de constituirse como alternativa de gobierno desde el año 2003. Más allá de que hoy, se le reconozca la victoria a Claudio Poggi (ex gobernador de la provincia de San Luis), no podemos dejar de reconocer que esto no hubiera sido posible sin el apoyo contundente de la UCR, y sobre todo de la figura de José Riccardo y de líderes jóvenes como Alejandro Cacace, Claudia Rocha, entre otros; y principalmente de la Unión Cívica Radical en tanto partido con alcance en todo el territorio provincial, y que estaba posicionada como segunda fuerza.

Sumado a ello, la alianza con el “Pro” podría haber ayudado a inclinar a la ciudadanía a votar al frente opositor. En las elecciones del 2015, Mauricio Macri logró una gran performance en el ballotage, lo que nos llevaría a intuir una tendencia anti-kirchnerista de los puntanos- También nos hace reflexionar si la candidatura de Enrique Ponce (FPV-Kolina) quien en el año 2015 consiguió su reelección, pudo haberse debido a un momento coyuntural, o simplemente giró en torno a su figura política. Por los resultados obtenido por Cambiemos en San Luis indican que el distrito no supo capitalizar los votos de Ponce hacia la Alianza oficialista-Kirchnerista. El distrito capitalino fue conquistado por “Avanzar y Cambiemos por San Luis” con el 61,48% frente al 34,98% del oficialismo puntano.

Creemos que la oposición realizó una campaña impecable, conquistó a la ciudadanía en los dos distritos más poblados de la provincia, como son Juan Martín Pueyrredón y Pedernera (ambos concentran el 80% del electorado puntano). La oposición perdió en los distritos de Ayacucho, Dupuy y Gral. San Martín, pero el electorado de estos tres distritos es tan solo el 9%, por tanto, la performance en estos distritos no haría la diferencia en las próximas elecciones. Y el oficialismo deberá sin duda intentar revertir una diferencia porcentual en Senadores del 19,09% y en Diputados del 18,06%.

Con respecto a los partidos restantes, no han conseguido una buena performance electoral, y si se inclinaran para una u otra alianza no implicarían una gran diferencia porcentual ya que entre ellos alcanzan alrededor del 3%.

La victoria en las elecciones PASO 2017 no es una victoria aislada. Desde el año 2003, tenemos una oposición que con sus diferencias viene coincidiendo en construir un rumbo diferente para la provincia puntana. Y nos atrevemos a decir, que esta “victoria” en las legislativas, sin duda puede abrir un sendero de triunfo hacia las futuras elecciones ejecutivas provinciales del año 2019.

La contundente victoria tampoco tiene que ver con la coyuntura nacional, es un momento bisagra o punto de inflexión histórico que viene trazándose desde la oposición hace varios años. Creemos que los hermanos Rodríguez Saá subestimaron a la ciudadanía y subestimaron a la oposición en estas elecciones.

 31-05-17 Alianza Cambiemos ampliada

 

 

[1] En las elecciones 2011 y 2015 donde Enrique Ponce (Kolina-FPV) ganó la intendencia capitalina con el 45,89% y el 48,81% en respectivos años.

[2] Capítulo 20, “Relegitimación del gobierno provincial” en la Venganza de los Huérfanos: Las elecciones nacionales y subnacionales del 2015, Ceap-Uba, 2017.

[3] En Poggi acampó cuatro días y logró que reconozcan su partido político recuperado en: http://www.telam.com.ar/notas/201705/189440-claudio-poggi-avanzar-san-luis.html

[4] Los Saá en todas sus candidaturas desde el año 1983 nunca han obtenido menos del 40% de votos de “Relegitimación del gobierno provincial”, Ceap-Uba, 2017.