PASO legislativas 2017 en Catamarca: La consolidación del FJPV y las disputas al interior del FCS


Lic. Andrea Ariza

El pasado 13 de agosto se celebraron en el país las Primarias, Abiertas, Simultaneas y Obligatorias donde se elegían los candidatos para renovar 127 bancas en la Cámara de Diputados (la mitad de ese cuerpo) y 24 en el Senado (un tercio del total). En la provincia de Catamarca, en este año, se renuevan tres diputados nacionales y, además, veintiún diputados y ocho senadores provinciales. Es decir, renueva la mitad de la legislatura provincial. Además, se eligen dos intendentes -Los Altos y Mutquin- y 49 concejales (distribuidos en 22 municipios).

En las elecciones del año 2015 tres fuerzas políticas fueron las protagonistas de la contienda: el Frente justicialista para la victoria (FJPV), el Frente cívico y social (FCS) aliado a la alianza Cambiemos a nivel nacional y el Frente Tercera posición (F3P) aliado a Sergio Massa. Con la presencia de ese último habíamos sostenido que se rompía el escenario bipartidista presente en la provincia en las últimas décadas[1]. Sin embargo, en este nuevo año electoral el F3P se diluyó, un sector liderado por Marcelo Rivera y Luis Barrionuevo formó alianzas con el FJPV y otro minoritario -donde se encuentra Stella Maris Buenader- con el FCS.

Con la ruptura de este frente, dos vuelven a ser las fuerzas políticas en disputa. El FJPV conquistó el ejecutivo provincial en el año 2011 cuando le ganó a Brizuela del Moral por una diferencia de casi 4%. En 2015, Lucía Corpacci fue reelecta ampliando la ventaja ante el mismo candidato (8,4%). El FJPV viene consolidándose sobre todo en la cámara baja provincial y nacional (posee 14 de los 16 senadores provinciales y 2 de los 3 nacionales), ampliando la ventaja ante su principal competidor: el FCS.

El FCS-Cambiemos sigue siendo igualmente un fuerte opositor, manteniéndose en la cámara de diputados provincial donde posee 18 de los 41 diputados y en la nacional donde tiene 3 diputados. Sin embargo, ha perdido espacio territorialmente, cuando en 2015 sólo quedó con 2 senadores provinciales.

Es importante resaltar, sin embargo, que -fiel a lo que pasa en la política nacional- en la provincia se presentó la lista de “Unidad Ciudadana”. Esta lista convocó a los más acérrimos seguidores de Cristina Kirchner y a aquellos dirigentes peronistas que no apoyaron la alianza con Barrionuevo como es el caso de Luis Reyes y Nilda Escotorín. Fue impulsada por la diputada nacional Verónica Mercado y su principal precandidata al congreso nacional fue la gremialista Nilda Escotorín y para diputado provincial el ex intendente de Tinogasta, Hugo Ávila.

La oferta electoral y la renovación de dirigentes

Uno de los temas recurrentes durante la campaña electoral fue la idea de la renovación política. Como veremos el FCS se debate a su interior por la necesidad de innovar los candidatos, asimismo la juventud adquiere principal protagonismo, sobre todo en las candidaturas a concejal -aquí aparecen referentes del PRO y de la juventud radical-. Por otra parte, en el FJPV, los dirigentes provinciales resaltaron la presencia de candidatos jóvenes en el frente.

En el FCS, sobre todo, se vislumbra un malestar general al interior del partido por la falta de renovación de los candidatos. En las elecciones del año 2011, 2013, 2015 y 2017 el principal referente del partido fue y es el ex gobernador Eduardo Brizuela del Moral quien mantiene un piso electoral importante (alrededor del 30%) pero que no logra sobreponerse en las instancias electorales. Existe en el FCS un intento de renovación -en las elecciones de 2015 también hubo internas- pero no logra consolidarse dado que el poder nacional apoya al sector tradicionalmente dominante. En estas elecciones el presidente Mauricio Macri se pronunció abiertamente a favor del ex gobernador, lo que profundizó el malestar al interior del partido.

En estas elecciones el FCS presentó dos listas para diputados nacionales: “Cambiando juntos” y “Juntos por el Cambio”, en la primera se encontraba E. Brizuela del Moral, Stella Buenader (ex F3P) y Gustavo Cusumano (PRO). La segunda lista estuvo conformada por Roberto Gómez, Julieta Marcolli y Oscar Macías (UCR). Esta demanda de renovación de dirigentes del partido se manifestó en los resultados de las PASO, donde Gómez obtuvo cerca del 40% de los votos, rompiendo la tradicional hegemonía del espacio del ex gobernador. Estos resultados lo ubicaron a Gómez como segundo candidato en la lista de diputados nacionales -quien cedió su lugar a su compañera por el cupo femenino-, y a su espacio le otorgó cuatro lugares expectantes en la lista de diputados provinciales.

El FJPV, por su parte, presentó solo una lista para diputados nacionales, los candidatos fueron Gustavo Saadi, Silvana Ginocchio y Dante López Rodríguez. En la oferta electoral propuesta por el FPV, sobre todo en la de diputados provinciales, se observan las alianzas entre los distintos sectores del frente, principalmente entre los que responden a Lucia Corpacci, a Raúl Jalil y a Luis Barrionuevo (ex F3P). Saadi es el actual ministro de gobierno y Ginocchio es la esposa de Raúl Jalil. Mientras que, Marcelo Rivera – el segundo candidato en la lista de diputados provinciales- fue candidato a gobernador por el F3P en 2015 y uno de los hombres de confianza de Luis Barrionuevo. Estos “nuevos” candidatos que surgen, en realidad, son muy cercanos al poder dominante y personalidades que ya se han desempeñado en cargos públicos -como es el caso de López Rodríguez quien es el actual director del instituto provincial de la vivienda (IPV) -.

Los dos frentes están ante problemas similares, los ya históricos dirigentes del FCS buscan mantenerse en los cargos legislativos pero las disputas internas ponen en jaque esta estrategia. Mientras que, en el FPV, aunque pareciera democratizar la selección de candidatos -sobre todo en las categorías de senadores y diputados provinciales y concejales donde hubo dos listas-, los cargos nacionales están dispuestos para figuras del entorno íntimo de la conducción.

Resultados PASO: Triunfo y consolidación del FJPV de cara a octubre

En los últimos años, las elecciones legislativas en Catamarca muestran un descenso en los niveles de participación. En estas elecciones, los datos oficiales nos muestran que hubo un 69% de participación, con casi un 10% de voto en blanco. En las PASO 2015, los niveles de participación fueron del 75%, pero en las categorías legislativas nacionales y provinciales el voto en blanco rondó entre el 18 y 22 %. Incluso en las elecciones generales, donde la participación subió al 80%, el voto blanco se mantuvo en el 18%. Estos datos parecen señalar un cierto rechazo por parte de los ciudadanos a los legisladores ya que, por ejemplo, en 2015, los cargos ejecutivos tuvieron casi 10 puntos porcentuales menos de votos en blanco con relación a las categorías legislativas.

Las listas que competirían en las elecciones generales para diputados provinciales serían[2]: FJPV, FCS, Unidad Ciudadana, el Partido Obrero, GEM y MAP.

Los resultados de las PASO dan por claro ganador al FJPV quienes obtuvieron un 51,4% del total de votos positivos en diputados nacionales (FCS: 37,3%), 51,2% en diputados provinciales (FCS: 36,1%).

Cuadro Catamarca

 

Recordemos que el FPV pone en juego 1 banca de diputado nacional y 8 bancas de diputados provinciales. Mientras que el FCS tiene 2 bancas en juego en diputados nacionales y 9 provinciales. Si estos números se repiten en la elección general de octubre, el FJPV se quedaría con 2 diputados nacionales y el FCS con 1. Mientras que, en diputados provinciales, el FJPV obtendría 12 diputados y el FCS-Cambiemos nueve[3].

Grafico I Cat

En la categoría senadores, el FJPV pone en juego 7 bancas y el FCS 1. El FJPV se alzó con los triunfos en Capayán, La Paz, Ancasti, El Alto, Paclín, Tinogasta y Santa María, mientras que el FCS-Cambiemos solo logró salir victorioso en el departamento Antofagasta de la Sierra. Si se repitieran estos resultados, el FJPV lograría retener las 7 bancas que pone en juego y mantendría la mayoría en la cámara baja.

Tal como observamos en el mapa, el FJPV ganó en la mayoría de los departamentos en las tres categorías en disputa con excepción de Antofagasta de la Sierra.

Mapa Cat

El escenario electoral catamarqueño resulta por demás interesante dadas las disputas que se están generando al interior de los partidos, sobre todo del FCS donde cada vez se pone más de manifiesto el desgaste de Brizuela del Moral y la necesidad de renovar la dirigencia. Roberto Gómez hizo una excelente elección aun cuando el poder ejecutivo nacional apoyó al histórico candidato.

En el FJPV, por su parte, dos son las cuestiones que emergen. Por un lado, el oficialismo lograría mantener la mayoría en la cámara baja y se consolidaría en diputados, donde sumaría cuatro bancas, además de sumar un nuevo diputado nacional. Esto la fortalecería a Corpacci ante los dos próximos años al frente del ejecutivo. Por otro lado, los diversos sectores partidarios pujan por obtener bancas en la legislatura provincial y en el concejo deliberante capitalino para quedar bien posicionados de cara a las elecciones del año 2019.

 

 

[1] Véase Ariza, A. (2017). Capítulo 15: ¿Volver al pasado? Análisis de las elecciones 2015 en la provincia de Catamarca. En Mauro, S. y Lennarduzzi, J [comps.] (2017) La venganza de los huérfanos: Las elecciones y subnacionales de 2015 en Argentina. Buenos Aires, Argentina. Facultad de ciencias Sociales UBA.

[2] El art. 26 de la ley provincial 5437 establece que “Para poder participar en la Elección General los partidos políticos, federaciones o alianzas electorales, deberán obtener como mínimo el uno y medio (1,5) por ciento (%) de los votos positivos válidamente emitidos, aun en el caso de la lista única”

[3] Para que Unidad Ciudadana participe de la asignación de cargos de diputados provinciales, necesita lograr un mínimo del 3% del padrón electoral del circuito (art. 111 de la Ley electoral provincial N° 4628)

© Copyright 2017 28166615, All rights Reserved. Written For: CEAP - Centro de Estudios en Ciudadanía, Estado y Asuntos Políticos